Investigadores comprueban los beneficios del dulce de membrillo

El fruto mantiene sus cualidades antioxidantes incluso después de ser convertido en jalea. También contiene polifenoles, una sustancia que ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y cáncer, entre otras.

Un estudio realizado desde el Instituto Superior de Investigación, Desarrollo y Servicios de Alimentos (ISIDSA) de la Universidad Nacional de Córdoba, demostró que el membrillo mantiene su propiedad antioxidante incluso luego de atravesar el proceso para convertirse en dulce.

Según explica Verónica Baroni, coordinadora del equipo de investigación, los antioxidantes “evitan el deterioro de las células y previene distintas afecciones. Si bien el sistema de defensa de cada persona posee una función antioxidante, ésta debe ser complementada con la incorporación de diferentes alimentos, cuya capacidad antioxidante proviene de sustancias como la vitamina E, los carotenos y los polifenoles”.

Justamente, el membrillo es rico en polifenoles y ese elevado aporte de antioxidantes le otorga propiedades anticancerígenas, antiinflamatorias y antineurodegenerativas, entre otras. Durante la realización del estudio también se comprobó que, al convertirse en dulce, el membrillo no pierde una cantidad significativa de estos polifenoles ni tampoco su función antioxidante.

Cabe destacar que una porción de 40 gramos de dulce de membrillo aporta 148 miligramos de polifenoles, una cantidad comparable con la que se ingiere en media copa de vino (otro de los productos alimentarios con mayor presencia de esta sustancia protectora).

Investigadores comprueban los beneficios del dulce de membrillo