¿Cómo curar quemaduras caseras?

Son los accidentes que ocurren con más frecuencia dentro del hogar y afectan principalmente a niños y ancianos.

En la lista de accidentes caseros, las quemaduras están dentro de los más recurrentes. Los motivos suelen ser varios: desde niños al cuidado de sus hermanos mayores hasta ancianos solitarios o instalaciones precarias. Sea cual sea el motivo del accidente, hay ciertas pautas a tener en cuenta para disminuir el riesgo.

Como dice el Dr. Carlos E. Sereday, Coordinador del equipo de quemados del sanatorio Agote, “el mejor tratamiento de quemadura es evitarla”. Para eso hay que estar siempre atentos a líquidos a altas temperaturas dentro de la cocina, a las hornallas prendidas y a velas o estufas que pueden entrar en ignición con prendas u objetos cercanos. También es importante mantener lejos de los niños los químicos presentes en productos de limpieza o la lavandina en alta concentración ya que dañan la piel.

Si a pesar de todos estos cuidados se llega a producir una quemadura, lo primero que hay que hacer es ponerla en agua fría (no helada) y de ese modo se frena la lesión inflamatoria. Se debe evaluar el grado y la extensión de la lesión parta recurrir a una atención especializada inmediata o tomar medidas adecuadas que eviten la infección, calmen el dolor y no compliquen la regeneración de nuevo tejido.

“Si la superficie de la piel se ha levantado y produce ampolla o ésta de entrada aparece destruida, en necesario envolver la zona y mantener la quemadura con una humedad controlada. Preferentemente el uso de gasas, si estas contienen algún analgésico, antibiótico o vitamina mejor”, detalla el Dr. Sereday. Y agrega que “no hay que acudir a tópicos alternativos o caseros como cremas no específicas, o pasta dentífrica, frotar verduras, o prácticas de uso popular que no son adecuadas. Es preferible utilizar el agua en forma abundante, mantener limpia la zona y envolverla en un paño de hilo limpio (toallas, algodón o lana desprenden pedacitos de fibra que luego hay que remover del lecho)”.

Las quemaduras se alivian con frío local, pero es necesario consultar de inmediato a Centros Especializados e ir notando y comunicando cómo evoluciona la lesión, observar si hubo cambio de color y textura de la piel.

Clasificación de las quemaduras

1° Grado (también llamadas “A”): Son las más superficiales. Es una piel enrojecida o con una ampolla, la cual hay que evitar que se infecten. También son las más dolorosas y suelen curar espontáneamente entre los 7 y 10 días.

2° Grado (también llamadas “AB”): Son las de espesor parcial, que pueden variar en más o menos profundo. La piel se regenera dentro de los 20, 25 días.

3° Grado (también llamadas “B”): Lesiones en todo el espesor de la piel, son las más profundas. Es la piel que pasados los 28 días no ha regenerado y que debe movilizarse tejido para su cierre.

Cuando relacionamos profundidad o espesor comprometido con la extensión, es cuando clasificamos las quemaduras en leves, moderadas, graves o críticas. Más del 50% del cuerpo quemado o con otras enfermedades o traumas, al presentar gran riesgo de vida, entran en las llamadas críticas.

¿Cómo curar quemaduras caseras?