10 datos sobre la neurocisticercosis

La neurocisticercosis es una de las principales causas mundiales de epilepsia.

La neurocisticercosis es una infección parasitaria prevenible del sistema nervioso central, causada por la tenia porcina (Taenia solium). El ser humano se infecta al comer carne mal cocinada, sobre todo de cerdo, al beber agua contaminada por huevos de tenia o por malas prácticas higiénicas.

La teniasis es la infección intestinal por las tenias adultas. Cuando no se trata, las larvas de T. solium invaden los tejidos del organismo y producen una afección más grave, conocida como cisticercosis. Cuando las larvas se alojan en el sistema nervioso central producen la neurocisticercosis, que es la forma más grave de la enfermedad y una causa frecuente de epilepsia en el mundo.

El presente documento ofrece información clave sobre la neurocisticercosis.

Dato 1: el cerdo es infectado por T. solium cuando entra en contacto con heces humanas.

En las heces de las personas infectadas se excretan millones de huevos de tenia. Cuando el cerdo ingiere estos huevos o los huevos presentes en el medio ambiente, se le forman pequeños quistes en todo el organismo. Las personas se infectan al consumir alimentos (por ejemplo, carne de cerdo cruda o mal cocinada) o agua contaminados por los huevos de tenia, o por malas prácticas higiénicas.

Dato 2: la neurocisticercosis y la teniasis son dos enfremedades distintas causadas por el mismo parásito.

Cuando se transmite al ser humano,T. solium causa una infección intestinal por el parásito adulto, denominada teniasis. Si no se trata, la tenia puede sobrevivir en el organismo durante muchos años y causar enfermedades más graves. La cisticercosis aparece cuando las larvas de T. solium invaden el organismo y se desarrollan en los músculos, la piel o los ojos. Si invaden el sistema nervioso central producen la neurocisticercosis.

Dato 3: hay 50 millones de personas con epilepsia, más del 80% de ellas en el mundo en desarrollo.

La neurocisticercosis es la causa prevenible más frecuente de epilepsia en el mundo en desarrollo. Es una infección frecuente del sistema nervioso humano y un problema de salud pública en alza. Entre sus síntomas se encuentran las cefaleas crónicas, la ceguera, las convulsiones, la meningitis y la demencia.

Dato 4: T. solium se ha considerado recientemente el parásito de transmisión alimentaria «más preocupante a nivel mundial».

La OMS y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) han emitido recientemente una alerta en la que destacan la importancia de la colaboración intersectorial para frenar la propagación de esta enfermedad. Los esfuerzos conjuntos de los sectores de la salud, la veterinaria y la educación pueden contribuir mucho al control de las infecciones por T. solium. Las medidas para cambiar los comportamientos también se pueden integrar en los programas e intervenciones contra otras enfermedades en entornos con escasos recursos.

Dato 5: la neurocisticercosis es especialmente prevalente en los países en desarrollo.

Durante decenios, Latinoamérica ha tenido un grave problema con la cisticercosis y la neurocisticercosis. La enfermedad es endémica en Asia Meridional y Sudoriental, y está aumentando en algunas zonas del África subsahariana, sobre todo en entornos rurales cuyas prácticas pecuarias permiten que los cerdos entren en contacto con las heces humanas. La falta de concienciación y conocimientos sobre la enfermedad existente en muchos países hace que sea una enfermedad en gran medida desatendida.

Dato 6: la neurocisticercosis afecta sobre todo a las comunidades agrícolas y rurales.

La enfermedad aparece en países en los que las comunidades rurales crían cerdos en libertad. También es frecuente en zonas donde los animales no son sacrificados en mataderos y donde no hay inspecciones de la carne. La infección porcina por T. solium afecta a la subsistencia de muchas comunidades, dado que los cerdos pierden valor en el mercado.

Dato 7: los manipuladores de alimentos también pueden transmitir T. solium.

La neurocisticercosis no se limita únicamente a las zonas rurales ni a las comunidades desfavorecidas carentes de saneamiento básico. Cada vez resultan más preocupantes las malas prácticas higiénicas de los manipuladores de alimentos, que deben lavarse las manos frecuentemente. La seguridad alimentaria y la mejora del saneamiento y la higiene son fundamentales para prevenir la transmisión de T. solium. El parásito muere cuando la carne de cerdo se cocina bien.

Dato 8: el diagnóstico de la neurocisticercosis es difícil en las zonas rurales.

Para confirmar la sospecha de neurocisticercosis es necesario recurrir a la tomografía computadorizada, prueba que no suele estar disponible en las zonas rurales, donde la prevalencia de la enfermedad es más elevada. Eso dificulta la identificación y el tratamiento de los pacientes, medidas que son importantes para controlar el parásito y evitar su transmisión.

Dato 9: el tratamiento de la neurocisticercosis puede ser largo, complicado y caro.

La neurocisticercosis genera una enorme carga económica para los sistemas de salud, dado que los tratamientos tienen que adaptarse a las necesidades de cada paciente. Los tratamientos prolongados con prazicuantel y/o albendazol y el tratamiento antiepiléptico pueden mejorar la calidad de vida del paciente. Afortunadamente, hoy día es posible tratar los cerdos con antiparasitarios y vacunarlos contra T. solium, lo cual evita que el parásito se transmita al ser humano.

Dato 10: para eliminar la neurocisticercosis es necesario interrumpir el ciclo vital de T. solium.

Para controlar eficazmente el parásito e interrumpir su ciclo vital es necesaria una búsqueda exhaustiva de los casos, un mejor diagnóstico y tratamiento, y campañas informativas de salud pública. En las actividades que permiten reducir el riesgo de infección tienen que participar muchos sectores. La OMS está colaborando con los países para elaborar estrategias intensificadas de control de T. solium adaptadas a sus necesidades y mejorar la gestión de los casos de neurocisticercosis. Entre los asociados en esta labor se encuentran la FAO, la Organización Mundial de Sanidad Animal, el sector privado, las organizaciones no gubernamentales y el mundo universitario.

Fuente: http://www.who.int/features/factfiles/neurocysticercosis/es/

10 datos sobre la neurocisticercosis