Asma: ¿es posible controlar la enfermedad?

En la Argentina se estima que cada año mueren 400 personas a causa del asma. Es por eso que la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC) aprovecha el “Día Mundia del Asma” –a conmemorarse este 2 de mayo– para presentar el lema “Asma: mejor aire, respirar mejor”, donde intentan concientizar sobre la importancia de cuidar el medio ambiente y mantener el aire limpio para beneficiar a quienes padecen dicha enfermedad.

Actualmente hay 300 millones de pacientes con asma alrededor del mundo. Según el Estudio Internacional de Asma y Alergias en la Niñez (ISAAC), se calcula que su prevalencia en los niños y adolescentes en nuestro país es del 15%, mientras que en adultos es del 6%*.

¿Qué es el asma? Es una enfermedad del sistema respiratorio caracterizada por una inflamación crónica de la vía aérea, cuyas manifestaciones clínicas son heterogéneas y variables en el tiempo y consisten en sibilancias (silbidos en el pecho), dificultad respiratoria, opresión torácica y tos. Durante una crisis o ataque de asma, los bronquios se inflaman y se estrechan las vías aéreas, provocándose una disminución del flujo de aire que entra y sale de los pulmones. Estos fenómenos son desencadenados habitualmente por infecciones virales, alérgenos y contaminantes ambientales. 

Gracias a los adelantos terapéuticos actuales, la mortalidad por asma ha disminuido en las últimas tres décadas. Sin embargo, la OMS informa que en el año 2005 fallecieron 255.000 personas por esa causa, y en nuestro país mueren unas 400 personas al año. Esta situación puede evitarse, por tanto debemos hacer más esfuerzos para lograr el objetivo propuesto: el control total de la enfermedad.

“Aunque la primera línea de tratamiento es en base a corticoesteroides y broncodilatadores inhalatorios, en un gran porcentaje de pacientes, sobre todo en la infancia, el asma es de origen alérgico”, explica Claudio Parisi, presidente de la  Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica. Y agrega que “6 de cada 10 pacientes con asma severa son alérgicos, por lo que el estudio de la sensibilización a alérgenos inhalatorios tanto del interior de los hogares como del exterior y el posterior tratamiento específico (inmunoterapia específica) constituye una herramienta extremadamente útil al lograr modificar el curso natural de la enfermedad”.

 

* Datos del trabajo realizado y presentado en 2015 por el Ministerio de Salud de la Nación, la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR), el instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias “E. Coni” y la AAAeIC “Estudio de Prevalencia de Asma en personas de 20 a 44 años”.

Asma: ¿es posible controlar la enfermedad?